phone96 290 70 80

info@turismeagullent.com

PARAJES DE INTERÉS

Font Maciana

Font Maciana

Font Maciana

Pequeña área recreativa forestal a la que se llega desde el camino que sube al polideportivo hacia la sierra, en un desvío que se encuentra a mano derecha. Allí se puede dejar el vehículo e ir hasta el fondo mediante un ligero paseo. Hay mesas y una fuente, y es un buen sitio para almorzar los domingos. Desde la Maciana se puede coger el sendero que va a la senda dels Enginyers, para emprender el camino hacia lo alto del Torrater.

Font de Benetzar

Font de Benetzar

Benetzar

La fuente, pantano y barranco del Benetzar, forma un precioso paraje, en la parte baja-norte del término de Agullent, que ha sido visitada y habitada desde el eneolítico. No obstante, será en la edad media cuando entre en la historia, porque un pequeño grupo tribal musulman del norte de áfrica, los Benatzaryns, lleguen a estas tierras.

Por las cercanías de la fuente y del barranco, solía haber una cierta actividad agrícola de huerta y secano, todavía en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado. En sus aguas, era raro el años que no se veían; ranas y sapos, pollitos de agua, patos o cuellos-verdes, que con la actividad industrial mermaron. En la primavera del 2011, este entorno disfrutó de una intervención de recuperación. Saliendo desde el núcleo urbano, Benetzar, queda al otro lado de la autovía.

El Lazareto

llatzeret-agulllent

Ruinas del Lazareto

De camino al paraje de Font Maciana, a mano derecha del camino, pasamos bien cerca de las ruinas de una construcción que se intuye de base rectangular: se trata del antiguo lazareto. Un edificio que históricamente se utilizaba para ubicar a las personas con enfermedades contagiosas como la lepra, la tuberculosis o la peste bubónica. De hecho, está constatado documentalmente que durante la peste de 1600, algunos de los afectados fueron desplazados hasta este espacio para tratar de evitar la proliferación de la enfermedad. Según las crónicas, a pesar de que no recibían curas médicas, no fueron abandonados a su suerte. Sino que los familiares los acercaban comida y ellos mismos se desplazaban hasta la Font Maciana para beber. La poca incidencia de la peste en Agullent, gracias al “Milacre de la Llàntia” de San Vicente Ferrer, derivó en la celebración anual de la Nit de les Fogueretes, fiestas declaradas de Interés Turístico Provincial.

Con el paso de los años, el aumento de la salubridad y la reducción de la proliferación de enfermedades contagiosas, hizo que el uso original del lazareto se perdiera, y de hecho en algún momento fue empleado como corral por animales, pues está ubicado bien cerca del camino que a través de la Sierra de Agullent conducía hacia Bocairent y hacia el valle de Agres.

Los lazaretos de más envergadura estaban ubicados en puertos o lugares fronterizos donde se hacía pasar cuarentena  a las personas o a las mercancías sospechosas de infecciones epidémicas o endémicas.